Rafelbunyol, el pueblo valenciano de las cremas y los perfumes que lidera la escalada de la vivienda en España | Vivienda

Rafelbunyol, el pueblo valenciano de las cremas y los perfumes que lidera la escalada de la vivienda en España | Vivienda

Una búsqueda rápida en internet señala como lugares destacados en Rafelbunyol su Iglesia Parroquial de San Antonio Abad y los parajes naturales de El Calvario y Los Germanells. El buscador destaca también sus arroces, sobre todo el arròs amb fesols i naps (un plato caldoso muy apreciado en la comarca), y ubica en su territorio las fábricas de varias firmas conocidas en el sector de la perfumería y la dermocosmética. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, lo que más atrae a los ciudadanos hacia Rafelbunyol no es la gastronomía ni las cremas, sino sus viviendas, y eso explica que se haya convertido en el municipio de España donde más subieron los precios en 2021.

Hasta un 36,4% escalaron, según los datos recopilados por el portal inmobiliario Fotocasa, por delante de otros como La Seu d’Urgell (+36,1%), en Lleida, o Albox (+33,6%), en Almería. Remedios Garrido se sorprende al otro lado del teléfono cuando le contamos el motivo de la llamada, pero en cuestión de segundos lo encaja todo. “Sí, puede ser. Nosotros hemos notado un aumento de la demanda desde la pandemia. Por lo general son compradores que buscan la calidad de vida que hay en el pueblo pero cerca de la ciudad“, explica esta trabajadora de la Inmobiliaria Maribel Cortés.

Ino Guijarro, propietario de una de las oficinas de Cases i més en la localidad, también ha notado el empuje de la demanda en la pandemia y asegura que “no hay oferta suficiente para cubrirla”.

Ellos comercializan algunos de los inmuebles que siguen disponibles en la localidad. Y no son tantos. Este martes el mismo portal inmobiliario acumulaba 94 anuncios en el municipio, frente a los 99 del día anterior. El más caro cuesta medio millón de euros y corresponde a un chalé de 567 metros cuadrados construidos dentro de una parcela de 4.142 metros cuadrados “rodeada de vegetación y tranquilidad”; el más barato alcanza los 58.000 euros y, en su caso, el anunciante pone en valor que está “muy bien comunicado mediante transporte público con estación de metro a tan solo un minuto”.

Ambos recogen bien las características de un fenómeno, el éxodo urbano, que se desató en los primeros compases de la pandemia y que ha convertido a localidades como Rafelbunyol en el objeto de deseo de muchos ciudadanos que huyen de las grandes urbes en busca de casas más amplias, luminosas, alejadas de las aglomeraciones y con precios más asequibles.

Mar y montaña

“No sorprende que de los 10 municipios que más incrementan su precio en 2021, ocho se sitúen en zonas rurales y los dos restantes en zonas costeras”, señala María Matos, directora de Estudios y Portavoz de Fotocasa en alusión al informe La vivienda en venta en España en 2021 elaborado por la compañía. “Es la tónica del pasado año. En nuestro portal, la búsqueda de chalés y fincas rústicas se ha incrementado desde el inicio de la pandemia una media del 30% y los filtros de terraza y balcón se han disparado un 40%”, recopila.

El alcalde de Rafelbunyol, Francisco Alberto López (PSOE), confirma la transformación del pueblo. “El encarecimiento de la vivienda en Valencia ha provocado que muchos ciudadanos que vivían allí se hayan desplazado hacia municipios como el nuestro. Aquí se vive bien, estamos bien comunicados por metro y carretera y la vivienda es asequible en comparación con los precios de Valencia”, comenta.

En el año 2000, Rafelbunyol tenía 5.553 habitantes, frente a los 9.351 del último registro en enero de 2021. Casi se ha duplicado. “Se venden muy bien los adosados y las viviendas unifamiliares”, asegura el dirigente socialista, quien también apunta que cada vez más personas optan por construirse sus propias casas. “De hecho, el Ayuntamiento puso a la venta hace unos años un total de 27 parcelas y sólo en el último año se han vendido seis o siete a razón de 351 euros por metro cuadrado a varios particulares”, concreta.

Su término municipal acoge también a conocidas empresas del sector de la perfumería, la dermocosmética, el hierro, el metal o la madera. Por poner algunos ejemplos, el primer edil cita a Sesderma, La casa de los perfumes o Rei. Pero el aumento del padrón ha venido acompañado también de una mayor exigencia para atender los servicios públicos. “Hasta 2019 teníamos el ratio de alumnos por clase más alto de todo el país, hasta que abrimos un segundo colegio y eso nos permitió rebajar la presión. Ahora acabamos de aprobar la ampliación del ambulatorio médico y esperamos que las obras se acometan este año para pasar de 500 metros cuadrados hasta 1.500”, cuenta Francisco Alberto López. Es la otra cara de ser el pueblo con mayor revalorización en la nueva etapa dorada del ladrillo.

Conforme a los criterios de

This content was originally published here.

Related Posts

Leave a Reply